Todo un caso

Todo un caso

 

Posadas. El juez en lo Penal Nº 4, Dr. Ricardo Biazzi dispuso la excarcelación de una mujer acusada de homicidio y que ha permanecido seis años y tres meses en prisión sin que se haya dictado sentencia por haberse extraviado, el expediente de la causa. El magistrado consideró en su fallo que “no puede seguir la procesada respondiendo por fallas ajenas a la misma”. El fallo del Dr. Biazzi se encuentra actualmente a considerción de la Cámara de apelaciones en lo Criminal, Correccional y de Menores, la cual deberá expedirse en definitiva. En su dictamen, el titular del Juzgado Penal Nº 4 cita abundante jurisprudencia y al aludir al extravío del expediente ocurrido en el año 1978 cuando se encontraba bajo la responsabilidad del ex juez JCL, apunta que “la jurisprudencia en general, ha elaborado un criterio de definición frente a situaciones excepcionales como la que se plantea en autos”. Cita luego que “cuando han transcurrido con exceso los dos años que la ley fija para la finalización de toda causa penal, la excarcelación o la eximición de prisión deben ser interpretadas con mayor benevolencia  en favor del imputado”. Señala también la “íntima vinculación existente entre las cuestiones en tratamiento en este incidente (excarcelación y demora injustificada de los procesos penales) con los principios superiores regulados por la Constitución Nacional y nuestra carta fundamental en el orden provincial”, y agrega que “la condena del juez natural es el único título jurídico que el estado puede exibir legítimamente para abolir el derecho del imputado a su libertad personal, pero también la misma cláusula constitucional prevé, al legitimar el proceso como instrumento de la justicia penal, el encarcelamiento anterior a la sentencia condenatoria”. No obstante ello, citando jurisprudencia, consigna más adelante que “el derecho a la libertad personal, lo mismo que los otros derechos, los principios  garantías reconocidos por la carta fundamental no pueden ser alterados por las leyes que reglamentan su ejercicio, es decir, no pueden ser vulnerados en su propia esencia”.

En cuanto al derecho de obtener una rápida decisión judicial por parte de aquellas personas sometidas a proceso penal finaliza el extenso fallo- expresando “salta a la vista que resultaron agraviados hasta su virtual aniquilación, el enfático propósito de afianzar la justicia expuesto en el preámbulo, y los mandatos explícitos e implícitos que aseguran a todos los habitantes de la Nación la presunción de inocencia y la inviolabilidad de su defensa en juicio y debido proceso legal”. (El Territorio, La Razón, Clarín y La Nación. 12/13 de mayo de 1981).

Scroll to Top