Régimen Jurídico de Pasantías Educativas

D 31714/08


Ingresó en Mesa de Entradas: 30/12/08

PROYECTO DE LEY

LA CÁMARA DE REPRESENTANTES DE LA PROVINCIA DE MISIONES

SANCIONA CON FUERZA DE

LEY

Régimen Jurídico de Pasantías Educativas.

ARTÍCULO 1.- En el ámbito de la Provincia de Misiones, las pasantías educativas se regirán por el Sistema Nacional de Pasantías creado por Ley Nacional Nº 26.427, en el marco del Sistema Educativo Nacional para los estudiantes de la Educación Superior (Capítulo V, Ley 26.206) y la Educación Permanente de Jóvenes y Adultos (Capítulo IX, Ley 26.206) y de la Formación Profesional (Capítulo III, Ley 26.058), en todos los casos para personas mayores de 18 años a cumplirse en empresas y organismos públicos o empresas privadas con personería jurídica, con excepción de las empresas de servicios eventuales aún cuando adopten la forma de cooperativas.

ARTÍCULO 2.- Los contratos de pasantías suscriptos en el ámbito de la Provincia de Misiones que se encuentren vigentes al momento de la promulgación de la presente, deberán ajustarse a lo prescripto en el Art. 23 (cláusula transitoria) de la Ley Nacional Nº 26.427.

ARTÍCULO 3.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.-

Ricardo Biazzi
Diputado Provincial

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:
Recientemente ha sido sancionada por el Congreso Nacional la ley que reforma el sistema de pasantías educativas (publicada, a su vez, el pasado 22 de corriente mes de diciembre de 2008) con el claro interés de regular los puntos oscuros de la anterior legislación y evitar los abusos que en el ámbito laboral sufrían los pasantes.
Define la pasantía educativa como el conjunto de actividades formativas que realizan los estudiantes de instituciones superiores y de formación técnica en empresas y organismos públicos, que estuvieren relacionados con los contenidos de sus estudios cursados en sus respectivas unidades educativas.
Entre sus objetivos, el sistema, intenta lograr la complementación en la práctica de los saberes aprendidos por el pasante además de crear mecanismos fluidos y genuinos entre los sectores productivos y educativos, profundizando el conocimiento de los procesos tecnológicos.
La nueva norma culmina un proceso de discusión y participación de los legisladores nacionales de las comisiones de Educación y Trabajo de ambas Cámaras del Congreso de la Nación durante los dos últimos años, conjuntamente con las autoridades de los Ministerios de Trabajo, Empleo y Seguridad Social y de Educación de la Nación, los secretarios de Bienestar Estudiantil y de Extensión de las universidades nacionales, nucleados en la “Red Nacional de Pasantias Educativas”.
Entre los diversos antecedentes considerados se tomaron especialmente en cuenta los fallos judiciales condenatorios de fraudes laborales y los reclamos gremiales por situaciones laborales que el mal uso del sistema de pasantías originaba.
La nueva ley –como se dijo- consagra, como rasgo central del sistema, el carácter educativo de las pasantías, asegura las condiciones para su máximo aprovechamiento como instancia formativa de los estudiantes de educación superior; de la educación permanente de jóvenes y adultos y de la formación profesional, a realizarse tanto en el ámbito estatal como en el privado y explicita las responsabilidades complementarias de las instituciones educativas y de los organismos y empresas receptoras de los pasantes.
Los pasantes ahora solo podrán trabajar 4 horas diarias o 20 horas semanales. Según Gustavo Carrizo (DERF, Semanario Parlamentario) “uno de los cambios sustanciales que se introducen es la reducción de la duración de las pasantías: pasan de 4 años a 1 año, con la posibilidad de una prórroga por 6 meses”.
Otro cambio que favorecerá a los pasantes es el de la asignación que percibirán por su desempeño. El estímulo ahora quedará atado al salario básico del convenio colectivo aplicable a la empresa y que será proporcional a la carga horaria de la pasantía según establece el artículo 15 de la ley nacional. También recibirán todos los beneficios regulares y licencias que se acuerden al personal así como la cobertura de obra social.
La ley introduce también que, en caso de incumplimiento por parte de la empresa de algunas de las obligaciones, podrá ser sancionada. Por ejemplo, si se prolonga el vínculo de la pasantía ésta se tomará como un contrato de trabajo por tiempo indefinido, el estudiante tendrá derecho a percibir una indemnización y la empresa sufrirá las sanciones que correspondan por la relación laboral no registrada. Por otra parte, las facultades o las universidades podrán cobrarles a las entidades con las que realicen convenios de pasantías, en concepto de gastos administrativos, como máximo un 5 % de la remuneración del pasante –que no se restará de lo percibido por el estudiante-. Cuando la ley entre en vigencia las universidades privadas tendrían renegociar sus convenios ya que, a diferencia del sistema universitario estatal hasta ahora no tenían tope y, en algunos casos, llegan a cobrar hasta el 20 %.
“Los ejemplos de abusos con los jóvenes pasantes se repiten a lo largo de la geografía argentina y sería un gesto importante de las provincias que se adecuen las normas de cada jurisdicción para que estos casos no se repitan y que la primera experiencia profesional de algunos universitarios no sea en contacto con la precarización y la prepotencia institucional”, finaliza el autor citado.
En síntesis, la ley Nº 26.427 deroga la discutida ley Nº 25.165 y apunta a dar respuesta a los fallos de la justicia laboral con relación a las denuncias hecha por estudiantes, muchos condenando a empresas privadas y también al propio estado.
“La flamante norma busca recuperar el carácter formativo de las pasantías y corregir las transgresiones que sufrió este sistema, además de avanzar en la defensa del trabajo registrado. Tiene que quedar muy en claro que la pasantía es una práctica educativa y no una práctica laboral a medias. Además incorpora la figura del docente guía por parte de la institución educativa que junto con el tutor que designe la empresa deberán elaborar un plan de trabajo para alcanzar los objetivos pedagógicos del estudiante”, afirmó la senadora Blanca Osuna, una de las impulsoras de la nueva legislación.
Por los fundamentos vertidos y los que al momento de su tratamiento expondré, solicito el acompañamiento de mis pares.

Ricardo Biazzi
Diputado Provincial

Scroll to Top