Pedido de informe situación laboral de la Empresa MBM de Colonia Delicia

D 32252/09

PROYECTO DE COMUNICACIÓN

LA CAMARA DE REPRESENTANTES DE LA PROVINCIA DE MISIONES

COMUNICA


Que vería con agrado:
Que Poder Ejecutivo, a través del organismo respectivo, informe:

1) Sobre las características de la grave situación social que afecta a la localidad de Colonia Delicia, como consecuencia del conflicto laboral generado por la Empresa maderera MBM, radicada en ese municipio.
2) Qué intervención le cupo hasta el presente al Gobierno de la Provincia, respecto a la situación precedente. En caso afirmativo, alcance de las acciones emprendidas y resultados obtenidos.
3) Si con intervención del Gobierno Nacional se implementó el “Programa de Recuperación Productiva” (Res. Nº 72/09 del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación). En tal caso, grado de ejecución del mismo y si se ejecutaron por parte de la empresa, las acciones para la recuperación de la misma y se respetó el compromiso de no despedir personal..
4) Si el Gobierno de la Provincia ha contemplado la aplicación de normas expresas (art. 61 y concordantes de la Constitución Provincial), en la búsqueda de una solución integral, concreta y efectiva a la situación económico-social descripta.
5) Sobre datos actualizados de la Empresa MBM ( Apellido y Nombre/ Razón Social, de persona física o persona jurídica propietaria de la misma y nómina de sus autoridades).
6) Sobre toda otra información de interés que permita la más urgente resolución del grave problema socio-laboral planteado.

FUNDAMENTOS

En el Alto Paraná, a 70 kilómetros de las Cataratas del Iguazú, sobre la ruta nacional 12, km 1578, se encuentra la fábrica de manufacturas de madera MBM. Recibía madera en bruto y la transformaba en marcos de puertas, ventanas, muebles, paneles y láminas.

El miércoles 8 de abril de la Semana Santa, los 57 obreros de la empresa de manufacturas de maderas MBM se encontraron con el portón de la fábrica cerrada. “Ya no va más”, les dijeron.
Este es otro capítulo de la crítica situación que sufren los trabajadores de la empresa. Durante los años 2002 y 2003 fueron despedidos 140 obreros de los cerca de 200 que trabajaban en ese momento.
La inmensa mayoría de los obreros despedidos no pudieron cobrar indemnizaciones ni haberes adeudados. En el año 2004, cuando todo indicaba que la empresa iba a pagar, las instalaciones de la fábrica sufrieron un gigantesco incendio de “dudoso origen”, según señalan los propios trabajadores. Es más, hasta el día de hoy, aquellos obreros que fueron despedidos no cobraron un peso. La empresa MBM continuó trabajando con poco más de 40 obreros.
En el año 2006, hubo una nueva crisis de la fábrica con un vacío de dirección empresaria y nuevas deudas con los trabajadores.
Ante esto los trabajadores decidieron poner en marcha la fábrica por su propia cuenta y dirección con el objetivo de obtener ingresos para el pago de sus salarios y mantener así la fuente de trabajo.
“Todos los viernes vendíamos la producción, cobrábamos en efectivo, pagábamos a los proveedores y nos repartíamos las ganancias entre los más de 40 trabajadores. Cada viernes nos íbamos a casa con $ 350 o $ 400. Así estuvimos trabajando casi 4 meses” cuenta un delegado. “Después de que los trabajadores levantamos la empresa apareció Carlos Enrique Ferreira como presidente de la misma y dijo que la iba a reactivar. Nosotros una vez más le creímos pero en vez de hacer progresar la fábrica comenzó a vender toda la chatarra del incendio y a llevar las máquinas más importantes a su otra fábrica en Virasoro, en el norte de Corrientes” recuerdan.
“El jueves 16 de abril de este año, recibimos 29 telegramas de despido. El resto de los trabajadores, supuestamente suspendidos sin notificación, siguen también en la calle”, afirman al presente. “Al día de hoy la empresa nos debe 5 quincenas, el medio aguinaldo del año 2008 y las indemnizaciones por despido sin previo aviso y sin causa justificada”.
Las gestiones de los trabajadores a nivel gubernamental llegaron hasta firmar un acuerdo mediante el cual la empresa se comprometía a reflotar la empresa, vender la producción en stock para pagar los haberes adeudados desde el mes de enero de 2009 y el Estado, a través del Ministerio de Trabajo, aportar un subsidio de $ 600 por mes mientras durara la crisis.
Este acuerdo fue firmado por la Ministra de Trabajo Dra. Claudia Gauto, el Sindicato de la Industria de la Madera de Eldorado, SOIME, y Carlos Ferreira por MBM.

En el marco de estos compromisos se dieron marcha atrás a los telegramas de despido y el lunes 27 de abril se reabrió la fábrica con la esperanza de comenzar a trabajar. Luego el compromiso quedó manifiestamente incumplido por la empresa, según señalan los obreros de la planta.
Además, ante la delegación del Ministerio de Trabajo Provincial, la Empresa les presentó un detalle de la deuda con los trabajadores (cuestionados por éstos) con un plan de pagos a hacer efectivo a partir del 10 de julio. “El cuento del plan de pagos ya lo conocemos a través de nuestros compañeros despedidos años atrás”.
Por eso señalan “Estamos aquí para evitar que se sigan llevando las máquinas. ¿A dónde vamos a ir si los otros aserraderos están trabajando sólo algunos días por semana?” se preguntan.
Esta es la última fuente de trabajo importante para los pobladores de Mado, cabecera del Municipio de Colonia Delicia. El pueblo está convulsionado por este cierre fabril, saben que más tarde o más temprano todos pagarán las consecuencias con la disminución del nivel de actividad de la economía local.
Los trabajadores cuentan hoy con el apoyo de las autoridades comunales y la solidaridad de todo un pueblo. Continúan con una presencia constante en el portón de la fábrica, discutiendo en asamblea los pasos a seguir para llevar el pan de cada día a la mesa familiar. ( Ver misionesonline.net-agro 26/11/04 y 01/12/04 (declaraciones oficiales del Gobernador y de la Subsecretaria de Trabajo de la Provincia); el Territorio 24/04/09, 12/07/09 y 14/07/09 y Diario Primera Edición del 09/07/09, 14/07/09 y 15/07/09).
Al presente los trabajadores de la planta, creen que ya no puede haber ningún arreglo con la Empresa y la única manera de alcanzar una solución es generar todas las estrategias que permitan a los obreros trabajar autogestionariamente como cooperativa. En tal sentido los trabajadores se conformaron en la Cooperativa de Trabajo Amanecer Limitada, y presentaron los papeles en el INAES – Instituto Nacional de Asociativismo y Emprendimientos Sociales- del Ministerio de Desarrollo Social. Tienen la matrícula y poseen una carta de aval para presentar a la justicia misionera para que facilite el trabajo de la cooperativa. Este aval está firmado por un integrante del directorio del INAES.
También se inscribieron como cooperativa de trabajo en el Ministerio de Trabajo de la Nación en el sector de Empresas Autogestionadas- o Empresas Recuperadas-. También obtuvieron un aval oficial de este ministerio para presentar a las autoridades judiciales.
Es importante, pues, el acompañamiento que el estado provincial brinde a estas iniciativas, (art. 7, 8, 9, 29, 30, 31, 51, 61, 62, 65 y concordantes de la Constitución Provincial) ya que como bien se ha dicho “En un contexto de desmoronamiento de la sociedad salarial tradicional donde tener un trabajo resulta azaroso y donde el tejido social, en gran medida construido en torno a ella, se ha desarticulado de manera significativa, estas prácticas autogestivas cumplen un rol importante en la sociedad. Este grupo de trabajadores que persiguen recuperar empresas que se encuentran en proceso de quiebra, despliegan con sus prácticas cotidianas experiencias de reinserción laboral como de reconstrucción y fortalecimiento de los soportes sociales, no sólo en y entre las mismas cooperativas sino también en relación con la sociedad y el Estado”. (Confr. Laura Saavedra: “La dinámica del trabajo desde la perspectiva de las empresas recuperadas y autoorganizadas por los trabajadores”; Viviana Ferrari: “ El caso de las empresas/ fabricas recuperadas por los trabajadores: La filosofía popular” y Las experiencias de las empresas recuperadas… Los trabajadores sin patrón, por Daniel Azpiazu y Martín Schorr, entre otros).
Por las razones expuestas, y las que oportunamente serán vertidas, solicito el acompañamiento de mis pares en la aprobación del presente proyecto.

Scroll to Top