Biazzi reflexionó sobre el resultado de las elecciones del 26 de junio

Luego de confirmarse casi por completo los resultados de las elecciones del último domingo, PRIMERA EDICIÓN, recopiló la voz de dirigentes opositores que fueron candidatos, quienes coincidieron en que el resultado no deja dudas sobre el apoyo mayoritario de Misiones al Frente Renovador. Aunque cuestionaron la trampa de la Ley de Lemas que permite presentar muchos candidatos para un mismo cargo y sumar votos de diferentes sectores, el adelantamiento electoral que achicó el tiempo para la campaña de la oposición, y el despilfarro de recursos que utilizó el gobierno a diferencia del resto de sus competidores quienes hicieron campañas austeras.

El candidato a gobernador por el PAyS, Ricardo Biazzi señaló que “nuestra primera obligación es reconocer la realidad. Eso significa admitir un contundente resultado adverso”.
Agregó que “nadie puede hacerse el distraído y mirar hacia el costado. Sólo el pichado no admite que las cosas puedan ser de otro modo al que él intuyó, aunque hay que aclarar que en su despliegue triunfalista la renovación siempre sobreactúa. Nos dijeron que los votantes superaron el 80% del padrón, y en realidad votó un 65% de los electores en condiciones de hacerlo, eso es un 10% menos que en la elección de 2009 y mucho menos que otros porcentajes que sí fueron históricos en la provincia. Más de 250.000 misioneros no fueron a votar. El 72% que votó a la renovación, equivale al 41% del total de los electores que estaban habilitados. Si se suman los más de 30.000 votos en blanco y los 120.000 votos de la oposición, el panorama es diferente y nadie puede obviarlo”, dijo.

Biazzi también habló sobre la división de la oposición: “Quedó en claro que esa dispersión y atomización no es buena. Como oposición demostramos que puede haber diversidad de candidatos pero que si no se genera un proyecto común para aspirar al poder, no se llega lejos”.
Y finalmente el ex diputado peronista, cuestionó la ley de lemas y la falta de transparencia en el gasto: “Si no se deroga esa perversa Ley de Lemas que la renovación reimplantó en el 2006, vamos a seguir lamentándonos en el futuro y lo que es peor aún, el oficialismo seguirá revalidando su descomunal maquinaria clientelar, de concentración de poder político, control económico del aparato estatal, cooptación de dirigentes, así como un amplio sistema comunicacional funcional a ese modo de construcción política”, expresó.

Scroll to Top