Biazzi abogó por “una universidad popular al servicio de la liberación”

El profesor Ricardo Biazzi, abogó por “un proyecto que perfile una universidad popular al servicio de la liberación”, tras precisar que si bien su nombre es propuesto para el cargo de rector de la UNaM, considera que “el tema de las candidaturas debiéramos reservarlo a los miembros de la Asamblea Universitaria la que, en forma soberana, consagrará el candidato más votado como nuevo rector”.
Biazzi añadió -en declaraciones a EL TERRITORIO- que se consideraba un precandidato al cargo, dado que “un grupo de docentes, alumnos y egresados con los que comparto una serie de ideas acerca de la problemática universitaria conversó conmigo” de esa posibilidad.
Advirtió que “hoy, mi precandidatura prácticamente la veo desdibujada. Hay quienes, intencionadamente o no, plantearon la cuestión con criterio marcadamente partidista, descentrando el eje de discusión de propuestas programáticas alternativas y haciéndolo pasar por nombres y partidos. Son esos sectores los que hoy se inclinan hacia la falacia de un tercer candidato independiente, con el serio riesgo de consolidar estructuras de poder y líneas de acción existentes”.
Puntualizó que, “en mi opinión, si se desea buscar una real instancia superadora, un paso previo será tener en claro, antes y durante la Asamblea Universitaria (que se constituirá el próximo lunes 28) por qué proyecto de universidad optamos y recién ahí encontrar, desde la perspectiva más amplia y pluralista, los nombres para llevarlo adelante”.
Dijo que el perfil propuesto supone una casa de altos estudios “consustanciada con un modelo de desarrollo autónomo para nuestro país y América latina toda. Que sin desprenderse de la fidelidad a las ciencias y al arte, asuma compromisos frente a la sociedad; desentrañe los procesos generales de dependencia que padecemos y coadyuve a la desalienación cultural. Que incorpore a sus preocupaciones la problemática social, favoreciendo la revisión de todo orden social injusto.

UNaM
Biazzi señaló que “comparte la propuesta lanzada desde el Frente Universitario. La Universidad debe -necesariamente- dirigir su oferta hacia una región que está reclamando la producción de modelos culturales que sinteticen sus particularidades; a un medio requirente de aportes científicos y tecnológicos modernos, viables y de pequeña escala, traducidos en proyectos eficientes que demanden poca inversión de capital; y aun estudiantado con necesidades de inserción laboral en el medio”.
Sostuvo que “tanto en el plano de la docencia como la investigación, la UNaM debe generar su propia propuesta. Tanto para influir en el modelo de enseñanza provincial como en el desarrollo de tareas de investigación que sean capaces de detectar y definir las grandes líneas del desarrollo misionero y sus prioridades”.
Acotó, no obstante, que “la actual estructura interna de la UNaM no es la más convenientes para estos desafíos. Su organización, su régimen estatutario fueron tomados de las grandes y tradicionales universidades argentinas. Cargamos con los defectos de esos modelos y no usufructuamos las ventajas de una estructura relativamente nueva y pequeña”. Habló también, de los “desequilibrios existentes en las facultades, tales como ubicación y tamaño que no fueron superados”.
Biazzi dijo que “a la próxima gestión le corresponderá contemplar la integración del sector no docente en el gobierno de la universidad, sin perjuicio de la legislación que emane del Congreso de la Nación en el futuro”.

Vinculación
El docente indicó -respecto de la vinculación con la comunidad y sus instituciones- que “debe ser menos errática, más sistemática. Que le permita a la UNaM mostrar sus propuestas para las necesidades de la región y frente a los grandes procesos que la afectan. Que no se traduzca en una colaboración apresurada, en una presencia tardía o en aportes de carácter individual de parte de algunos docentes”.
Ante una pregunta, dijo que concursó la cátedra que dicta. Pero consignó que “apremiado por los plazos y urgencias impuestas desde el Ministerio de Educación de la Nación y soportando una histórica precariedad de medios para su perfeccionamiento, el claustro enfrentó aun así y en buena medida exitosamente las pruebas de antecedentes y oposición. (Publicado en El Territorio el 17/04/1986)

Scroll to Top